En Reparación de copiadoras en Guadalajara

Frecuentemente nos postramos en la antesala de una serie de problemas, sin darnos cuenta de cómo llegamos a ese punto. Es común sentarse un momento y hacer memoria o reflexionar paso por paso, cronológicamente, hasta llegar al momento en el que todo comenzó, todo esto de manera general y cuando las broncas ya han aparecido: extraviamos la cartera, el teléfono celular, se descompuso la tele, el refrigerador o la estufa.

En el entorno del hogar podríamos decir que las broncas que surgen por descuidos, pereza o falta de mantenimiento no tienen mayor consecuencia, puesto que no hay que rendir cuentas a nadie, pero cuando esto ocurre en su trabajo: negocio, taller u oficina, es probable que se genere un atasco y las funciones no fluyan como deberían, lo cual se traduce en pérdidas financieras y de tiempo.

De esta manera los equipos de cómputo, los scanners y copiadoras no solo presentan un problema de facto cuando fallan, sino que siguen provocando nuevos problemas mientras permanecen sin funcionar, puesto que el trabajo se acumula, los expedientes no se completan, existe información retenida que no se procesa, solicitudes, pedimentos, facturas, etc.

De todos los mencionados antes, son principalmente las copiadoras los artículos de cajón en toda oficina que bien ocupan un lugar especial en todos los procesos de cada área de la empresa o institución, por tal motivo se colocan en lugares estratégicos dentro de la misma, a la mano de todo el personal y con accesibilidad para todos.

Pero vamos a remontarnos un poco en la historia. La necesidad de tener la copia de un documento ha existido desde siempre. En los monasterios durante la Edad Media en la Europa occidental, los monjes “copistas” se especializaban en el arte de reproducir de manera artesanal, fiel y artística los contenidos del libro sagrado con gran maestría, puesto que no existía otra forma de hacerlo. No había por tal motivo una gran cadena de producción, cada copista producía en promedio de 2 a 3 libros al año, sin embargo, esto tampoco representaba un grave problema, puesto que cada uno de ellos era muy costoso y solo tenían acceso a dichos libros los personajes más acaudalados de la época que por cierto eran pocos, es decir, había poca demanda y aun así era un negocio redituable.

Un gran paso para producir más y reducir los costos fue la creación de la imprenta. Bien se dice que mil años antes en china ya existía el principio de impresión con tipos móviles, pero fue hacia 1450 cuando aparece por vez primera en Europa para dar rienda suelta al proceso de desarrollo hacia el mundo moderno.

Varios sistemas mecanizados fueron agregados en su desarrollo histórico, técnicas que además incluyeron emulsiones y placas o fotolitos (materiales responsivos a la luz) para mejorar la calidad de impresión, principalmente durante la revolución industrial, pero los sistemas eléctricos que mejoraron tiempos de impresión y calidad solo aparecerían hasta bien entrado el siglo XX.

Ya se había pasado por las técnicas litográficas, los grabados en metal y en otra clase de placas para mantener un sustrato duradero que permitiera generar copias a gran escala sin sufrir deterioro, pero los sistemas electrónicos solo podrían ser una consecuencia muy avanzada de ya una prolongada revolución tecnológica.

Las copiadoras durante la primera mitad del siglo XX ya operaban con los principios que emplean en la actualidad, pero a nivel de prototipo y con muy malos resultados en calidad y resolución. Se puede afirmar que la auténtica copiadora nació en la segunda mitad del siglo XX, cuando ya se habían descartado un sinnúmero de implementos que no permitieron la síntesis del proceso.

Fue hasta 1960 que la carrera de las copiadoras despegó. Cabe mencionar que la prestigiada revista Fortune publicó en el mismo año que las fotocopiadoras (en clara referencia a las de marca Xerox) representaban “el producto más exitoso de todos los tiempos comercializado en los Estados Unidos de América”. Tal era el éxito de sus funciones y la necesidad al interior de las empresas, que fue superior en muchos casos a la de las mismas computadoras, y eso que por aquellos tiempos solo podían reproducir en escala de grises.

Las copiadoras sentaron las bases de la creación de otros artículos que son necesarios dentro de la oficina, los denominados periféricos, como las impresoras y los faxes que operan básicamente con el mismo principio. Mismo que no podría existir sin la premisa básica: la maquina capaz de reproducir al instante un texto o imagen.

Con base en la importancia de dicho artículo ¿podría funcionar una empresa sin ellas?… ¿Se podría respaldar un expediente, complementar un archivo, replicar un boletín importante, circular, textos con instrucciones, o podría una biblioteca pública brindar la posibilidad a los estudiantes de llevar consigo una copia del capítulo del libro deseado, o un abogado tener una réplica del acta del caso en curso? Simplemente no.

Nunca es fácil encontrar un servicio de reparación de copiadoras en Guadalajara y sumando el caos que conlleva tener una copiadora averiada, tal como mencionamos previamente, se resume en una experiencia que no se le desea a nadie y por más que usted disponga del tiempo y el dinero para contratar un servicio de reparaciones confiable y oportuno, un nuevo caos se combina con el ya generado por la copiadora misma: el hecho de encontrar un servicio de reparaciones rápido y confiable.

Emerfix es el punto que deseamos desarrollar a continuación. Para encontrar un excelente servicio de reparación de copiadoras en Guadalajara deseamos estar a la vanguardia en materia de exploración y traemos esta poderosa herramienta.

Emerfix es una aplicación disponible en la tienda de Apple y Android, que despliega una interfaz amigable y fácil de navegar, en la cual usted podrá observar una amplia gama de servicios técnicos disponibles.

Su plataforma es similar a las de los servicios actuales para hacer pedidos de comida o de taxis (u otro transporte personal). De igual forma, Emerfix muestra toda la información necesaria respecto a los servicios brindados, el nombre de su electricista, plomero o técnico que brindará cada servicio, un mapa para la ubicación de lugar y las tarifas disponibles.

Por igual, existe una comunidad de usuarios inmersos en dicho sistema, que le pueden brindar información para apoyar la confianza el servicio, puesto que ellos evalúan la calidad del mismo. Además, todos los pagos se realizan directamente con la información de su tarjeta bancaria (o vía PayPal) y hasta finalizar el servicio.

La gama de servicios ofrecidos es amplia, basta con descargar la aplicación y echarle un vistazo, no se arrepentirá, descargar la aplicación no cuesta nada. Para toda necesidad de reparación de copiadoras en Guadalajara, Emerfix siempre está disponible para usted.

¿Alguna duda? Visite nuestra página web en la sección de preguntas frecuentes (FAQ). En Emerfix con gusto le atenderemos.

Publicaciones recientes

Comience a escribir y presione Enter para buscar

reparacion-de-computadoras-en-guadalajara