Ese momento mágico en que recibes tu casa nueva y empiezas a planear la decoración, los muebles, la cocina, y es aquí donde nos vamos a detener para ayudarte a elegir la mejor opción de refrigeradores para tu nuevo hogar, aunque no es necesario que compres una casa para adquirir un nuevo refrigerador, también es posible que sea muy antiguo tu refrigerador y ya sea conveniente cambiarlo, o bien, la familia creció y tengas que considerar más espacio en tu refrigerador y debas cambiarlo.

Por eso es aquí donde nos vamos a adentrar en una ligera aventura en la selección de refrigeradores, procurando abarcar todo tipo de situaciones y eventualidades en los cuales tú puedas elegir cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades y estilo de vida, y un punto a considerar es, si la reparación de refrigeradores en Zapopan incluye lo que necesitamos.

Estos son algunos puntos que debemos considerar:

  • Capacidad y distribución

En México, la unidad básica para la medida de los refrigeradores es el pie cubico ft3, debes conocer este dato para poder elegir el refrigerador adecuado para ti y tu familia, el no considerarlo puede hacer que elijas un refrigerador muy pequeño y dedicarán mucho tiempo a reordenar y acomodar alimentos para que todo pueda caber, o bien, que no todo lo que requieras refrigerar quepa. Y por otro lado, un refrigerador demasiado grande ocupará espacio de más y consumirá mucha energía, lo que se traslada a tu bolsillo y comodidad en el hogar.

Los expertos dicen que el tamaño adecuado para un refrigerador debe ser considerando la cantidad de miembros de la familia, de tal forma que debemos considerar 4.5 pies cúbicos por persona, siendo así un cálculo para una familia de 4 personas seria 4 personas x 4.5 pies cúbicos = 18 pies cúbicos, siendo así que lo ideal y la sugerencia es elegir un refrigerador de 18 pies cúbicos; obviamente debemos considerar también nuestro presupuesto en todo momento, pero este punto lo veremos más adelante.

Con respecto a la distribución, podemos encontrar en el mercado de muchos tipos, como por ejemplo, con dos puertas, con el congelador arriba, con el congelador abajo, con dispensador de agua, con dispensador de hielos, etc.

Debemos ver cuál se adecua más a nuestras necesidades y presupuesto, incluso debemos considerar el mantenimiento y reparaciones posibles a futuro. Según estadísticas, los refrigeradores que más reparaciones requieren son los que tienen más accesorios como dispensadores de agua y de hielo, ya que estos accesorios suelen utilizarse mucho y el desgaste genera reparaciones de los mismos. En Emerfix tenemos el personal adecuado para la reparación de refrigeradores en Zapopan, de todas las marcas.

  • Espacio donde se instalará

En continuidad con la elección de nuestro refrigerador, el espacio que tenemos asignado para nuestro nuevo refrigerador debe ser el adecuado para el que elegimos en largo ancho y alto, incluso hay que prever que tenga las conexiones necesarias; algunos modelos requieren una toma de agua con un filtro para poder dispensar agua y los hielos, y si no lo tenemos hay que tenerlo preparado, o bien, aceptar el hecho de que esos accesorios no funcionarán por la falta de algunas conexiones.

  • Consumo de energía

Elige el que tenga en sus indicadores el menor consumo de energía, recuerda que los accesorios suman el consumo de energía, incluso el lugar donde está instalado también, debería estar en un lugar con espacio de 10 cm de separación de la pared de cada lado.

  • Garantías

Es común que un refrigerador nuevo tenga garantía de al menos un año, pero asegúrese que no es un modelo que esté saliendo de mercado y que el fabricante dejará de tener asistencia técnica y de refacciones para el modelo, valide toda la documentación y los requisitos para hacer válida la garantía.

  • Reparaciones y refacciones

Lo más recomendable es elegir un refrigerador cuyas refacciones sean económicas y sencillas de conseguir, también hay que tomar en cuenta que el personal especializado en la reparación de refrigeradores en Zapopan sea de fácil acceso

Hasta aquí hemos aprendido ampliamente en qué debemos fijarnos para elegir un refrigerador, qué preguntas hacernos y qué nos conviene más. A partir de este momento podemos pensar en que ya elegimos el refrigerador adecuado, incluso si ya hicimos el proceso de compra y ya nos lo entregaron y está perfectamente instalado y operando, ahora nos disponemos a llenarlo, un punto en el que nos detendremos para realizar recomendaciones para el llenado, uso y administración eficiente de tu nuevo y flamante refrigerador.

Es común que en este punto no se considere algo que se deba hacer o lo subestimamos, pero si hacemos un habito e incluimos en el día a día la organización y administración de nuestro refrigerador se volverá un hábito, y en poco tiempo tendremos permanentemente ordenado nuestro refrigerador. Aquí veremos cinco puntos que nos ayudarán a que seamos expertos en el tema.

1.- Distribución de alimentos

Tu nuevo refrigerador está diseñado con temperaturas diferentes para cada zona, es por eso que cada tipo de alimente debe almacenarse en el lugar adecuado. Por ejemplo.

Las legumbres y verduras y todo tipo de vegetales con hojas deberías ponerlo lo más alejado del congelador y con temperaturas frías, pero aisladas, donde no circule mucho el aire, un buen lugar es el compartimiento inferior de tu nuevo refrigerador. Como sugerencia puedes desinfectar y lavar los alimentos antes de almacenarlos.

A las frutas les hacemos un apartado especial porque si bien pueden ir en el mismo compartimiento de las legumbres y verduras, es posible que por organización o espacio tu elijas tenerlos en otra sección, lo que sí es recomendable es que deben ir en un compartimento cerrado, o en zonas abiertas, pero siempre dentro de recipientes de plástico (bolsas o recipientes con tapaderas).

Sobras y carnes en descongelamiento se sugiere mantenerlos en compartimientos intermedios y en recipientes perfectamente cerrados, esto ayuda a que no se generen malos olores, recordemos que estamos almacenando alimentos ya procesados; también procura no amontonar todo, es necesario dejar algunas separación entre alimentos para que el aire circule y asegúrate de no obstruir el ventilador con algún recipiente.

Jugos, Sodas, Cátsup, Mostaza, y todo tipo de conservas deberías colocarlos en la puerta, este tipo de alimentos son difíciles de descomponer y aguantan muy bien las aperturas y cierres de las puertas.

También debes considerar lo que NO debes hacer, y en esto te sugerimos un par de cosas: nunca congeles alimentos o bebidas en recipientes de lata o latón, pueden producir óxido y generar alguna intoxicación o enfermedad. Tampoco vuelvas a congelar un alimente que ya pasó por un proceso de congelamiento y descongelamiento.

2.- Limpiarlo

En algún otro artículo de nuestra página hemos hablado ampliamente de cómo realizar una limpieza del interior y exterior de nuestro refrigerador, por ello aquí hablaremos muy poco del tema.

En el uso cotidiano es muy común que existan derrames de alimentos o líquidos, debe realizarse la limpieza del derrame de forma inmediata y con un trapo húmedo y jabón, ya que si no hacemos esto corremos el riesgo de que el líquido se pegue y genere olores indeseables y al final del día sea muy complicado remover la mancha.

Al menos una vez a la semana se recomienda hacer limpieza y tirar los alimentos que ya no comerás o que ya tienen fecha de caducidad vencida. Y es recomendable hacer limpieza completa y mantenimiento preventivo 2 veces por año.

3.- Olores

Tu refrigerador tiene un ventilador interno que se encarga de distribuir la temperatura en todo el interior, al mismo tiempo traslada los olores en todo el interior, por eso hay que considerar la revisión del ventilador en cada limpieza integral para estar seguros de que está en las condiciones óptimas, y así el aire circule y no se generen olores.

4.- Inventario de alimentos

Además de las recomendaciones de la distribución por tipo de alimentos, es importante organizar nuestro refrigerador por zonas o por comidas (desayuno, comida y cena), este tipo de organización nos ayuda a usar nuestra inteligencia emocional de tal forma que el desayuna esté en la parte superior, la comida en la parte central y la cena en la parte inferior, organizando así la comida más importante en la parte superior donde todos puedan verla y esté al alcance de todos.

5.- Congelar

También hay que elegir bien lo que se va a congelar y por qué lo vamos a congelar. Debemos considerar que lo que decidimos no congelar deberá comerse en menos de cuatro días, y los alimentos que se congelarán podrán estar ahí por mucho más tiempo, incluso semanas, pero eso sí, una vez descongelados se deben comer por completo porque volverlos a congelar puede ocasionar que pierdan su sabor o consistencia, incluso que en la pérdida de humedad no tengan el mismo tiempo de duración y se pierdan en menos tiempo.

Una práctica recomendable es congelar en porciones de lo que te vayas a comer, de tal forma que si quieres congelar dos kilos de carne, hagas paquetes de 250 grs, y así vas tomando los paquetes que necesitas y los demás no los descongelas.

Una vez que sabemos cómo cuidar nuestro refrigerador, nos daremos cuenta de que será más espaciada la necesidad de buscar servicio técnico ante averías, pero de llegar a presentarse alguna, lo más recomendable es recurrir con los expertos en reparación de refrigeradores en Zapopan de Emerfix.

Comience a escribir y presione Enter para buscar